La mujer y su mina de oro

Que suerte la de mi vecina una mujer sogueshà pero lonja pero con un tatù ro’ò de la gran siete, capò de fusca le decían los perro por el tatù ro’ò que tenia

 

Ayer nomas no tenia ni para su pasaje y hoy se pasea en una montero gracias a su panshula

 

Un empresario oñeñaca’ò jhese y le compro la montero, ahora la ñoca ni no le saluda mas a los perro oñembojhepyma ndo pelave’ì arriero peròme , descubrió que su rakò avà fiambrera vale mucho y aprovecha gana mucho dinero usando solo su cashì

 

Por eso yo digo que el tatù es una fabrica de dinero, y aconsejo a las cibernautas a cuidar bien de su rakò pues ustedes ni se imaginan que tienen algo muy valioso entre las piernas y tienen que aprovechar mientras sean joven por que cuando llegan a la vejez ni yaguà ndo’ùseveitama la pende rakò....

 

Imagínense y digan asi ¡! Yo estoy sentado encima de una mina de oro y tengo que aprovechar lo que tengo para ganar dinero y vivir bien!!..

 

Ani pende vyratì pe vendeque la pende tatù