Matrimonios

A ver cuénteme su versión de los hechos -dice el juez. - Verá, estaba yo en la cocina con el cuchillo de cortar jamón.
En eso entra mi mujer, tropieza, cae sobre el cuchillo y se lo clava justo en el pecho.
- Aja... -dice el juez- ¿Y despues...?
- Pues así, hasta siete veces.

 

Una mujer se va de vacaciones a Cuba y allí conoce a un negro musculoso y macizo.
Empiezan a charlar y a bailar y terminan rompiendo los resortes de la cama.
Después de la faena, la mujer le pide al negro que le diga su nombre.
- Prefiero no decírtelo. Siempre que lo digo todo el mundo se ríe.
Así continúan los 15 días de vacaciones: bailando, tomando daiquiris y haciendo el amor a todo trapo.
En la víspera de la vuelta, la mujer insiste para que el hombre le diga su nombre y finalmente lo convence.
- Me llamo Nieve -le contesta el negro.
Al oír eso, la mujer empieza a matarse de la risa.
- ¿Lo ves? Ya te dije que todo el mundo se reía de mi nombre. Eres igual que todas.
- No, perdoná. No me río de tu nombre.
Estaba imaginando la cara de mi marido cuando le diga que he tenido 25 cm de nieve durante 15 días en Cuba.

 

Despues de muchos años de matrimonio, la mujer le dice a su marido que no estaba conforme con el tamaño de sus pechos, creía que eran demasiado pequeños.
Entonces el marido le sugirio:
- Si querés que te crezcan, cada día, toma un pedazo de papel higiénico, y pasátelo entre tus pechos por unos segundos.
Ella, si entender nada le pregunta:
- ¿Que te hace pensar que pasándome papel higiénico entre mis pechos todos los días me los va a hacer crecer?
- Bueno... funciono con tu culo... ¿no es cierto?

 

Un matrimonio mexicano decide viajar a Europa de vacaciones.
En la aduana de Alemania el esposo, que conoce el idioma, hacia todos los tramites.
Entonces conversaba en alemán con el empleado de migración:
- Buenos días señor, ¿sus papeles?
- Aquí los tiene señor.
La mujer preguntaba al no entender nada:
- Mi amor, ¿que dijo?
- Me pidió los papeles.
Continua el empleado en alemán:
- ¿De donde vienen señor?
- De Monclova, Coahuila, México.
Nuevamente insiste la mujer:
- Mi amor, ¿que dijo?
- Pregunta de donde venimos.
El empleado entonces comenta:
- México! Una vez estuve allí.
Conocí a una señora que era insoportable, no me dejaba en paz ademas tuve el peor sexo de mi vida!
- ¿Que dijo mi amor? -insiste la mujer.
- Creo que este cabrón te conoce!

 

Un marinero algo ignorante que llevaba años en alta mar, vuelve a su hogar y descubre sorprendido que tiene un hijo negro.
Debido a que era totalmente blanco le pregunta a su esposa:
- Pero... ¿Cómo es posible que tengamos un hijo negro si yo soy blanco y tu también?
- Bueno, como no tenía leche, tuve que buscarme una ama de cría para que amamantara al niño, y como ella era negra, el niño se puso de ese color.
El marinero, no muy convencido, decide ir a consultarlo con su madre, le cuenta la historia y la madre responde:
- Claro que puede ser, fíjate por ejemplo en ti mismo, de pequeño te dí leche de vaca, y mira que lindos cuernos te están saliendo, imbecil!

 

Jesús recorría el "via crucis", exhausto, ensangrentado, con el rostro lastimado por la corona de espinas.
La multitud lo escupía, apedreaba, insultaba... el dolor era intenso e insoportable.
De repente, de entre la multitud se aparece un pequeño hombrecito con una enorme mujer de severo rostro detrás de él y le dice a Jesús:
- Maestro, le cambio, deme la cruz a mí, yo seguiré y usted hágase cargo de mi mujer...
Jesús lo mira a los ojos y le responde:
- Hijo mío, no seas tramposo... a mí sólo me faltan cien metros...

 

- Papá, ¿por qué te casaste con mamá?
- Vos tampoco podes entenderlo, ¿no?

 

- Digame, Doctor.
¿Que puedo hacer para que, este año, durante las vacaciones mi mujer no quede embarazada?
- Llevesela con Ud.

 

A la mañana siguiente de la noche de bodas:
- Juan. ¿Por qué no haces café?... ¿o eso tampoco lo sabes hacer?

 

- Papá, papá, ¿qué son los cuernos?
- No sé hijo mío, tengo tantas cosas en la cabeza.

- María, prométeme que cuando me muera te casarás con Antonio.
- Pero, ¿por qué?... si es tu peor enemigo.
- Justamente... por eso.

 

Juan y Juana se encontraron por primera vez en la playa, se miraron, se enamoraron y muy rápido se casaron.
En la noche de bodas, Juan dice a Juana:
- Querida, de hoy en adelante te llamare Eva.
- ¿Por qué? -preguntó Juana.
- Porque sos mi primera mujer.
- Entonces, yo te llamare Peugeot.
- ¿Por qué? -quiso saber Juan.
- Porque sos mi 605!

 

Beatriz estaba en su lecho de muerte.
Su esposo, José, mantenía constante vigilia a su lado.
Él sostenía su frágil mano, y mientras las lágrimas rodaban por sus mejillas, él oraba por su esposa.
Ella lo miró y sus pálidos labios comenzaron a moverse quedamente:
- Mi amado José -susurró.
- Calla mi amada. -dijo él- Descansa. Shhh. No hables.
Ella, insistentemente, dijo con cansada voz:
- Tengo algo que confesarte.
- No hay nada que confesar -dijo sollozante José
- Todo está bien, duerme...
- No, no, yo debo morir en paz, José.
Yo me acosté con tu hermano, tu mejor amigo y tu padre.
- Ya lo sé, ya lo sé -replicó José- ...por eso te envenené!..

 

Un matrimonio viaja por la ruta 2 respetando el limite de 100 km/h.
El marido maneja. La esposa lo mira y dice:
- Querido, yo se que estuvimos casados durante 15 años, pero quiero el divorcio...
El marido no dice nada, pero de a poco sube la velocidad a 120 km/h.
Entondes ella dice:
- No quiero que trates de hablarme de eso, porque te estuve engañando con tu mejor amigo y el es mucho mejor en la cama que vos...
Nuevamente el marido acelera a medida que su bronca crecia. Ella dice:
- Quiero la casa...
Nuevamente el marido acelera y ahora viajan a 150 km/h.
- Tambien quiero a los chicos.
Ya van a 170 km/h. Ella dice:
- Quiero el auto, las cuentas bancarias y todas las tarjetas de credito.
Ya van a 190 km/h y de a poco el marido comienza a desviar el auto hacia la columna de un puente cuando ella pregunta:
- ¿Hay algo que vos quieras?
- No, tengo todo lo que necesito...
- Ah, ¿si?, ¿que es?...
El responde, justo antes de chocar a 200 km/h:
- El airbag.