No te vayas

- Estoy harta de ti.
- ¿Por que me dices eso?
- Porque ya no te soporto.
- Yo tampoco me soporto y no estoy harto de ti.
- Me voy, entiendelo.
- ¿Te vas con otro hombre?
- Despues de ti no quiero saber de otro hombre.
- Fijate en lo que dices.
- Es cierto, despues de ti no quiero saber del genero humano... estoy harta.
- ¿Por que dices eso?
- Digamos que me mudo a la frontera de Irak, a descansar un poco.
- No me dejes, no me dejes.
- Lo nuestro terminó.
- No, terminó lo tuyo solamente, quizas yo pueda seguir un par de dias.
- No seas idiota.
- No me dejes, no me dejes.
- ¿No sabes decir otra cosa?
- Si... No te vayas, no te vayas.
- Lo siento es demasiado tarde.
- Perfecto, quedate a dormir.
- No, me refiero a que es tarde para pensar en quedarme contigo.
- ¿Te cansó mi manera de ser?
- Digamos que prefiero comprar un hospital psiquiatrico que otro dia contigo.
- Dices eso para herirme.
- A proposito ¿Donde estan mis tijeras?
- Te di los mejores años de mi vida.
- Pero si nos conocemos hace 7 meses.
- Bueno, ya ves como soy yo para las cuentas.
- No hagamos mas triste la partida.
- Mejor no hagamos la partida.
- Te adverti que esto podria suceder.
- No es cierto!
- No quiero discutir ahora.
- Bueno, tomalo como un "tienes toda la razon". Pideme lo que quieras.
- Dejame ir en paz.
- Eeh... este... Intenta con otra cosa.
- Lo siento ya no es aquel amor, quizas podamos ser buenos amigos.
- No creo, todos mis mejores amigos tienen bigotes o se llaman Carlos, Ruben, cosas asi. Ademas, ¿que pasaria si uno de mis amigos quiere separarse de mi y me dice: "Quizas podamos ser buenos amantes"?. Seria una locura.
- ¿Que estas diciendo?
- Estoy tratando de razonar. Quedate conmigo y hagamoslo otra vez.
- No, me iré.
- Bueno, hagamoslo otra vez aunque sea.
- No insistas.
- De acuerdo, vete y regresa en 5 o 6 minutos.
- ¿Es que no entiendes? Me voy para siempre.
- Oh NO! !No digas eso, por favor!
- Bueno, me voy para no regresar.
- Gracias.
- No te preocupes, conoceras a otras mujeres.
- ¿Que tal si empiezo con algunos telefonos que me des de tus amigas?
- Estas loco, mejor me voy ya. Adios.
- No, no lo hagas. Quedate un rato mas, prometo no insistir.
- Perfecto, no insistas.
- No insistire... solo si te quedas.
- ¿Pero adonde quieres llegar con todo esto?
- Creeme que se la diferencia entre una separacion y un coche, no quiero llegar a ninguna parte. Solo quiero que te quedes y lo intentemos otra vez. Que veamos peliculas juntos, que salgamos a cenar, que empiece todo de nuevo y asi quizas esta vez pueda ser yo quien te deje y para ti seria mucho mas facil. Piensalo, tiene muchas ventajas, sinceramente. Estarias libre de mi sin culpas y...
- No puedo creer lo que estoy oyendo...
- Perfecto. Eso ya es algo, avanzamos. Dejame ver...
- No, no sigas. Tu solo logras confundir lo que pienso.
- Si, es un fenomeno que los cientificos llaman "neurosis telepatico-transportable".
- No hagas bromas ahora.
- ¿Y que quieres que haga? ¿Quieres que escriba una tesis sobre lo efimero de tus "sere-tuya-para-siempre"?
- Odio ver a un hombre rogandome que me quede.
- Si quieres te lo ordeno.
- ¿Es que no entiendes? Quiero irme.
- Creo que estoy empezando a entender...
- Bravo.
- No es momento para aplausos. Dejame ver, tu quieres separarte de mi y yo estoy forzandote a que te quedes.
- Exactamente.
- Bueno, ya ves que nos podemos entender, no todo esta perdido.
- Socorro.
- No, no te asustes. Yo comprendo que en el amor, todo consiste en no asfixiar al otro. Hay que dejarlo ir e intentar con un buen revolver.
- Es el chiste mas estupido que te he oido.
- No, el chiste mas estupido fue tu "Te quiero".
- ¿Y te atreves a ser agresivo ahora?
- Oh! Eres muy intuitiva.
- Bueno, tu quedate con tu ingenioso cinismo, pues yo me voy ahora.
- Esta bien, vete, pero no pienses en volver y encontrarme.
- No te preocupes, no pensare en volver.
- ¿Ya ves? Estas llena de pre-conceptos. Debes ser mas abierta, no te cierres a las oportunidades, quizas mañana estes loca por regresar.
- Estaria loca si regresara.
- ¿Que sabes? A lo mejor intentas otras parejas y fracasas tanto que no te queda mas remedio...
- ¿Queee?!
- Si, no fue un buen argumento. Dejame ver. Tal vez conozcas a otros hombres que me admiren tanto que ninguno se atreva a competir con lo que yo fui para ti, entonces tu decidas regresar.
- ¿Acaso tu te crees tan popular?
- Bueno, una vez hice caer una gondola en un supermercado y la gente enloquecio con eso.
- Mira, te lo pido de buenas maneras.
- Me encantan las buenas maneras.
- Trata de entender que me voy. Aqui estan mis llaves.
- No, quedatelas, quizas camines tres cuadras y quieras regresar a ver como me suicidé.
- No hagas amenazas tontas.
- Esta bien. Comprare Napalm e incendiare toda la ciudad ¿Eso te parece mas serio?
- Haz como quieras. De todas maneras, aqui estan las llaves. Cuidate.
- ¿Que me cuide? La ultima vez que destape una botella casi me rompo la nariz con el sacacorchos ¿Y tu me pides que me cuide? No te vayas por Dios, prometo reencarnar en un joven y hermoso millonario.
- Si no tomas las llaves las dejare sobre la mesa.
- ¿Y si las tomo te quedaras para siempre?
- Por favor.
- ¿Por favor?
- Si, por favor.
- Esta bien, quedate.
- Yo no me quiero quedar, tu quieres que me quede, yo me quiero ir.
- No, tu eres la que insiste en irse cuando yo te pido que no me dejes... ¿Hay algo que pueda hacer para que no me dejes?
- No.
- Oh! Siento que se me van a caer las orejas.
- No, tu eres un buen hombre conoceras otras mujeres que te haran feliz.
- ¿Te importaria declarar eso a la prensa?
- Adios.

Le da un abrazo muy tierno y se despide.

- Oh no. Lo arruine todo. Quisiera suicidarme, pero me dan panico los revolveres. Lo arruine todo ¿Que hare ahora? ¿Ire a bares de solteros? ¿Me encerrare en mi casa por cinco años? ¿Ire a charlar con mis amigos hasta que todos se muden sin avisarme? Debo encarar algun proyecto de vida que valga la pena, ganar la loteria o algo asi. O, mejor, dejare pasar un tiempo y la llamare, eso voy a hacer.

Queda en silencio medio minuto y toma el telefono.

- Creo que ya fue tiempo suficiente...

Marca y espera.

- No, todavia no llego a su casa. Me dedicare a leer, ahora tendre todo el tiempo del mundo para leer.

Toma un libro, lee tres renglones se distrae y lo deja.

- No, no puedo. Si ella no esta no puedo hacer nada de lo que con ella no podia hacer. Caray, si hubiera sabido eso antes. Quizas no este todo perdido y ella lo piense y decida regresar y otra vez yo deba dejar de hacer las mismas cosas que antes... Que no daria yo, porque ella regresara aunque mas no fuera a decirme: "¿Quieres dejar de leer y atenderme cuando comemos?". O aunque fuera a decirme: "Eres un tonto".

Se abre la puerta, aparece ella sorpresivamente, le dice:

- Eres un tonto.

Da un portazo y se va, el queda estupefacto, mira hacia arriba y reclama...

- Ey! ¿A eso le llamas que se cumpla un deseo?