Una rana en mi habitacion

Un hombre aprovecha su día de descanso en el trabajo para ir a jugar al golf. Ya estaba en el segundo hoyo cuando descubre una rana que se sienta al lado del green. No le da mucha importancia al asunto y se prepara para disparar cuando escucha:
- Reeebet... hierro 9... Reeeebet.

El hombre mira a su alrededor y no ve a nadie.

- Reeebet... hierro 9... Reeeebet.

Si salir de su asombro ve como la rana repite una y otra vez 'Hierro 9'. Entonces decide probar con ese palo y... Boom!... directo al hoyo!.
- Wow! increíble!. Debes ser una rana la suerte, ¿no?

Y la rana contestó:

- Reeebet... rana de la suerte... Reeeebet.

El hombre decide tomar la rana y llevarla al próximo hoyo.

- ¿Qué piensa usted, rana?
- Reeebet... madera 3... Reeeebet.
El tipo saca un madera 3 y... boom!... hoyo en uno. Completamente anonadado, el hombre siguió los consejos de la rana, al final del día, había jugado el mejor partido de su vida y le pregunta a la rana:

- Ok, ¿y ahora que?
- Reeebet... Las Vegas... Reeeebet. - respondío la rana.

Van a Las Vegas y el tipo dice:

- Ya estamos aquí... ¿ahora que hacemos?
- Reeebet... ruleta... Reeeebet.

Entran a uno de los casinos y se acercan a la mesa de la ruleta:

- ¿Que te parece, Ranita?... ¿que debería apostar?
- Reeebet... $3000... Reeeebet... negro el 6... Reeeebet...
El hombre dudó un instante, pero al fin se decidió, despues de todo la rana podía hablar, había acertado en el golf... ¿por qué no?. Todo parecía mágico. Y apostó:
- No va más!! - gritó el croupier de la mesa.
- ...
- Negro el 6!

El hombre recibió su montaña de efectivo y decidió alquilar la habitación más lujosa del hotel más caro para pasar esa noche. Una vez en el hotel, mira a la rana y le dice:
- Ay ranita!... ¿que puedo hacer para recompensarte por todo esto?... dime!

- Reeebet... bésame... Reeeebet.

"¿Por que no?" se pregunto en pensamientos el hombre, despues de todo la pobre ranita se lo merecia. Y la besó...
El beso transformó a la ranita en una hermosa quinceañera de cabellos rubios y ojos verdes.
"...y así fue, su señoría, como esa jovencita llegó a mi habitación aquella noche."