Venganza Telefonica

Estaba sentado en mi escritorio cuando me acorde de una llamada telefonica que tenia que hacer. Encontre el numero telefonico y lo marque. Me contesto un tipo malgeniado diciendo:
- ¿Hola?
Le conteste amablemente:
- Habla Alfonso Velez, ¿podria hablar con Andrea Jaramillo?
De repente senti que me tiraron el telefono!, no podia creer que existiera alguien tan grosero. Despues de eso, busque en el directorio telefonico el numero correcto de Andrea y la llame. El error era que ella habia transpuesto los dos ultimos digitos de su numero. Despues de colgar con Andrea, observe ese numero erroneo aun sobre mi escritorio. Decidi llamar de nuevo.
Cuando la misma persona contesto, le dije:
- Eres un Hijueputa!
Colgue. Inmediatamente escribi junto a su numero telefonico la palabra "Hijueputa" y lo deje sobre mi block de notas. Cada par de semanas, cuando estaba pagando cuentas, o con un mal dia, lo llamaba, el contestaba y yo le decia "Eres un hijueputa". Esto me hacia sentir realmente mucho mejor.
Unos meses despues, la compania de telefonos introdujo el servicio de identificacion de llamadas, lo cual me entristecio porque tuve que dejar de llamar al Hijueputa. entonces un dia tuve una idea: marque su numero telefonico, escuche su voz diciendo "¿Hola?" y me cambie de identidad:
- Hola, le llamo del departamento de ventas de la compania de telefonos para ver si conoce el servicio de identificador de llamadas.
- No! -y me colgó en la cara.
Rapidamente volví a marcar:
- ¿Hola?
- Eso te pasa por hijueputa!! -y corte.
La razon por la cual me tome el tiempo para contarles esta historia, es para mostrarles que si hay algo que realmente les esta molestando, siempre se puede hacer algo al respecto: sencillamente marque el 823-4863 (o el número de algún otro hijueputa).
Asi pasó el tiempo hasta que un día como cualquier otro...
La anciana se estaba tomando mucho tiempo para sacar el auto de su espacio en el parqueadero. Incluso llegue a pensar que nunca se iria. Finalmente su carro empezo a moverse y a salir muy lentamente de su espacio. Dadas las circunstancias, decidi retroceder mi auto un poco para darle a la anciana todo el espacio que necesitara: "Grandioso!" pense, "finalmente se va". Inmediatamente, aparecio un Camaro negro en contravia y se acomodo en el espacio de la anciana que yo estaba esperando. Comence a tocar la bocina y a gritar: "No puede hacer eso! Yo estaba aqui primero!". El tipo del Camaro simplemente se bajo del carro, lo cerro bien y camino hacia el centro comercial ignorandome como si ni siquiera me hubiera escuchado.
Ante su actitud pense: "este tipo es un Hijueputa, con toda seguridad hay una gran cantidad de hijueputas en el mundo!". Fue entonces cuando note tipo tenia un letrero de "SE VENDE" en la ventana trasera de su Camaro. Entonces anote su numero telefonico y busque otro lugar para parquear.
Un par de dias despues, estaba sentado en mi escritorio en casa y acababa de soltar el telefono despues de marcar el 823-4863 y decir "Eres un Hijueputa!" (Ahora es muy facil llamarlo puesto que tengo su numero en la memoria del telefono), cuando vi el numero del tipo del Camaro negro y pense: "Deberia llamar a este tipo tambien". Despues de un par de timbradas alguien contesto el telefono y dijo:
- ¿Hola?
- ¿Hablo con el señor del Camaro negro para la venta?
- Si, habla con el.
- ¿Podria decirme donde lo puedo ver? - Si, vivo en la Carrera 45 con calle 34 Oeste, es una casa amarilla y el carro esta parqueado frente a ella.
- ¿Cual es su nombre?
- Mi nombre es Eduardo Perez -dijo el tipo.
- ¿Que hora seria apropiada para encontrarme con usted, Eduardo? - Me puede encontrar en casa en las noches. - Escuche Eduardo, ¿le puedo decir algo? - Si.
- Eduardo, eres un Hijueputa! -y le colgue el telefono.
Despues de colgarle, adicione el telefono de Eduardo Perez a la memoria de mi telefono. Por un momento las cosas parecian estar saliendo muy bien para mi. Ahora tenia un problema: tenia dos hijueputas para llamar.
Despues de varios meses de llamar al par de hijueputas y colgarles, la cosa ya no era tan divertida como antes. Este problema me parecio muy serio y pense en una solucion:
En primer lugar, llame al hijueputa #1. El tipo grosero me contesto "Hola", y entonces yo le dije "eres un hijueputa" y no colgue. El hijueputa me dijo:
- ¿Estas ahi?
- Siiiiiiiiiiiiiii.
- Deje de llamarme.
- No.
- ¿Cual es tu nombre desgraciado?
- Eduardo Perez.
- ¿Donde vive?
- Carrera 45 con calle 34 Oeste, en una casa amarilla y mi Camaro negro esta parqueado frente a ella.
- Voy para alla ahora mismo Eduardo. Mejor empieza a rezar tus oraciones.
- Uy! si! que miedo me da, hijueputa -y le tire el telefono.
Inmediatamente llame al hijueputa #2.
- ¿Hola?
- Hola hijueputa!
- Si te llego a encontrar te voy a...
- ¿QUE?!
- Te pateare el culo.
- Bueno, esta es tu gran oportunidad, voy para tu casa hijueputa!" -y colgue.
Finalmente tome el telefono y llame a la policia. Les dije que estaba en la Carrera 45 con calle 34 Oeste y que iba a matar a mi novio homosexual tan pronto como llegara a la casa.
Luego hice otra llamada rapida al canal 13 para reportar al noticiero que iba a comenzar una guerra de pandillas en la Carrera 45 con calle 34 Oeste.
Despues de hacer esto, me monte a mi carro y me fui a la Carrera 45 con calle 34 Oeste para ver el espectaculo. Fue glorioso. Observar un par de hijueputas pateandose en frente de 6 carros de policia y un helicoptero. Fue una de las mejores experiencias de mi vida!